Jornada de memoria por el “grupo de los 8 del MIR” en Valparaíso
Inicio » Memoria Histórica

Jornada de memoria por el “grupo de los 8 del MIR” en Valparaíso

01 febrero 2018

Por Guillermo Correa Camiroaga / resumen.cl

La Brigada por la Memoria y Derechos Humanos convocó para el día domingo 28 de enero a una jornada de conmemoración, homenaje y diálogo, relacionado con la detención y desaparición del denominado “Grupo de los 8 del MIR” a comienzos del año 1975: Sonia Díaz Pacheco y Fabián Ibarra Córdova, detenidos el 17 de enero ; Carlos Rioseco Espinoza y Alfredo García Vega, detenidos el 18 de enero; Horacio Carabantes Olivares, detenido el 21 de enero; María Isabel Gutiérrez Martínez, detenida el 24 de enero; Abel Vilches Figueroa, detenido el 25 de enero; y Elías Villar Quijón, detenido el 27 de enero.

En el Memorial de los Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos de la V Región, ubicado en Avenida Brasil, se realizó esta actividad, la que comenzó a las 11 de la mañana y convocó a decenas de representantes de diferentes organizaciones de Derechos Humanos.

El Memorial se transformó así en un espacio de Memoria Viva, que es precisamente lo que buscan concretar en torno a este sitio los y las integrantes de la Brigada.


Dos intervenciones marcaron esta jornada de homenaje y reflexión, por una parte la del compañero Igor Goicovic, historiador, y, por otro lado, la de dos integrantes de la Izquierda Guevarista.

Durante esta actividad el compañero Igor Goicovic realizó una reflexión que abarcó fundamentalmente tres cuestiones: el contexto político general de la época, la actitud militante de las compañeras y los compañeros y el aspecto ético y moral del comportamiento político de los mismos. Por otro lado llevó este comportamiento militante al momento político actual, para plantear la necesidad de construcción de una organización revolucionaria en el actual escenario de la lucha de clases en Chile.

En parte de su intervención manifestó:

“Primero hay que situar la caída de estos compañeros en el contexto histórico en que se produce, y eso no solamente tiene que ver con la política brutal que adoptó la dictadura desde el punto de vista represivo contra la izquierda en general y contra el MIR en particular, sino que tiene que ver, a su vez, con las políticas que adoptó el MIR en ese período. Estos compañeros no caen porque iban pasando por la vida, indiferentes a los acontecimientos que estaban ocurriendo en nuestro país. Los compañeros eran militantes de una Organización Revolucionaria, que tenía un Proyecto Revolucionario para enfrentar en ese momento la dictadura.

Una política que en este caso adoptó el MIR en especial a partir de diciembre de 1973, la que de una u otra manera orienta el quehacer, el actuar, y por lo tanto, a mi juicio, la actitud coherente, consistente, que estos compañeros en un momento determinado adoptaron (…) El MIR, a pesar de todas las circunstancias que se están viviendo en el contexto represivo, sigue siendo, hacia diciembre de 1973, la organización con una mayor capacidad de intervención y de acción… Es un Partido que está funcionando con en un cierto marco de regularidad, y eso le va a permitir, entre abril, mayo de 1974, desplegar una Campaña de Agitación y Propaganda que coloca en el centro la Política de la Resistencia Popular, a partir de la conmemoración del 1° de Mayo. El MIR coloca todo su esfuerzo en demostrarle al Movimiento Popular, fuertemente golpeado por la represión en ese momento, que la Resistencia existe y que el MIR conduce la Resistencia Popular frente a la dictadura (…) Esto, evidentemente, coloca al MIR como objetivo preferente del accionar represivo de la dictadura. Ya está organizada la Dirección de inteligencia Nacional ( DINA), desde marzo de 1974, la SIFA, el Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea viene operando, con una cierta regularidad, desde octubre de 1973, y ambos organismos van a colocar al MIR en el centro de sus accionar de contrainsurgencia. (…) Los ocho compañeros a los cuales conmemoramos son los 8 compañeros Detenidos Desaparecidos, y hay un noveno, al cual todos ustedes conocen bastante bien, que es Alejandro Villalobos Díaz, el comandante Mickey, como le denominaba la prensa burguesa, que había sido dirigente del Campamento Nueva La Habana en Santiago, y era uno de los dirigentes más importantes del Movimiento de Pobladores Revolucionarios hacia 1973(…) Los compañeros que van a ser Detenidos Desaparecidos en la zona o que como el Mickey van a ser ejecutados, van a experimentar la represión como consecuencia de la responsabilidad política que asumieron , de la coherencia, integridad y su conducta desde el punto de vista personal, y la consistencia con que intentaron establecer una relación entre esa actitud militante ante la vida y la línea política que el Partido impulsaba. Estos nueve compañeros, y el conjunto de compañeros que fueron detenidos y torturados y lograron sobrevivir durante ese período, reitero, experimentaron las condiciones de la represión, como consecuencia de una coherencia, de una responsabilidad y la actitud política con que enfrentaron la lucha contra la dictadura.”

Siguiendo con su intervención, el compañero Igor se refirió al escenario actual en que se desenvuelve la lucha de clases en Chile, planteando algunos puntos para la discusión y reflexión colectiva, manifestando:

“Hoy día las circunstancias políticas son muy diferentes. El Proyecto Revolucionario que ellos representaron, que ellos encarnaron, de una u otra manera tiene que ser adecuado y oxigenado de acuerdo a las condiciones específicas en que se desenvuelve la lucha de clases, por una parte, pero también las condiciones subjetivas sobre las cuales todos y cada uno de nosotros construye, y, por lo tanto, desarrolla, sus conductas militantes. En el escenario histórico actual, los adversarios y enemigos aparentemente son los mismos, pero las condiciones sobre las cuales se construye el escenario de la lucha de clases son evidentemente muy diferentes. Esto nos lleva a plantearnos a lo menos tres cosas que a mi juicio son relevantes. Uno es el tema de la Organización. El MIR fue, sin lugar a dudas, la Organización Revolucionaria que Chile requería para el contexto histórico específico de la lucha de clases que vivimos en nuestro país entre mediados de los sesenta y hasta fines de la década de los ochenta.

Y esa Organización, a mi juicio, hoy día, no solamente es válida en términos como emblema, no solamente en términos de la viabilidad de su Proyecto Político, no solamente por la conducta de sus herederos históricos, como por ejemplo el Movimiento Guevarista en Chile, sino que está vivo fundamentalmente porque las condiciones históricas de la lucha de clases no han desaparecido, sino que, por el contrario, siguen siendo tremendamente evidentes. La inequidad, la injusticia, la exclusión, la segregación, la represión, son elementos que, de una u otra manera, han seguido acompañando al Sistema de Dominación, y , por lo tanto, el instrumento revolucionario, llámese MIR o de otra manera, es, a mi juicio, fundamental en las condiciones históricas en que se desenvuelve la lucha de clases hoy.

En segundo lugar, habría que preguntarse sobre la centralidad histórica de lo que fue quizás el principal aporte del mirismo en la década del sesenta y hasta la década del ochenta que era la Lucha Armada. La Lucha Armada era un componente de la política, pero no era un componente accesorio, era la estrategia a través de la cual se construía el proceso de acumulación de fuerzas que luego nos conducía a la conquista del poder. Habría que reflexionar, en relación con ese tema, que es un tema político, no es un tema ético, es un tema político, respecto de la viabilidad, respecto de las características, respecto de la necesidad y oportunidad histórica de revalidar, o eventualmente sustraerse y eso se plantea naturalmente desde una perspectiva política.

Y un tercer elemento tiene que ver con lo que podríamos denominar en sentido genérico, la ética, la moral de la conducta revolucionaria. Si hay un rasgo que hoy día arrastra la crisis de las organizaciones políticas que administraron el aparato del Estado desde el noventa hasta el día de hoy, es precisamente la crisis moral, la corrupción, la prebenda, el negocio estrecho, la desvinculación con el mundo popular, todos elementos que, de una u otra manera, estos compañeros que hoy recordamos, en un momento de la historia de Chile, fueron capaces de refutar, de cuestionar, de discutir y demostrar que había una conducta y una forma de ser y actuar en la vida política que es totalmente diferente. El mejor homenaje que les podemos rendir es precisamente discutir, revalidar y eventualmente acondicionar la Organización Revolucionaria, el Proyecto Histórico y la Moral Revolucionaria.”

Después de la intervención del compañero Igor Goicovic, historiador y ex militante revolucionario, hicieron uso de la palabra un compañero y una compañera de la Izquierda Guevarista de la región, manifestando que, como jóvenes, han tomado las banderas de lucha de estos compañeros y compañeras caídas.

Durante su intervención expresaron:

“Consideramos estos espacios muy importantes, porque es efectivamente acá donde nosotros encontramos la Memoria, esa Memoria que hoy la derecha más reaccionaria nos quiere quitar, quieren desconocer(…)Lo que planteó el compañero Igor no es algo que esté en abstracto, sino que son banderas que hoy están más que vigentes, son banderas por las cuales nosotros estamos también dispuestos a luchar y entregar lo que los compañeros entregaron(…)Tenemos que seguir alimentando estos espacios, tenemos que seguir juntándonos, tenemos que seguir militando, porque hoy día sigue siendo válida la lucha por la que cayeron estos compañeros.”

“Desde la voz de la juventud actual queremos recalcar que aquí la lucha no se ha terminado, el Proyecto Socialista sigue vigente en Chile(…) El Imperialismo arremete en nuestro país quitándonos los recursos, matando a nuestra gente en el sur de Chile, con sus empresas contaminantes, con su salud de mierda, con sus viviendas. Las condiciones en las cuales vivimos son de opresión, de explotación, y mientras sigan existiendo esas condiciones la vigencia del Proyecto Revolucionario es actual y nosotros debemos construirlo. Ese es el mejor homenaje que nosotros podemos dar a nuestros muertos, a nuestros combatientes en la historia.”

Con actividades como esta, los Sitios de Memoria adquieren vida, transformando el homenaje a las Luchadoras y Luchadores Populares caídos en acciones que permiten ir rescatando sus opciones militantes. De esta manera la Memoria nos ayuda a construir el presente.

 

Relacionados